martes, 6 de octubre de 2009

El increíble profesor Zovek


“Todo ser humano posee un gran potencial que debe ser desarrollado a través del acondicionamiento físico y mediante una evolución mental y espiritual”.

Muy célebre y recordado fue uno de sus números: El Ataúd Egipcio. Inmovilizado con una camisa de fuerza, con cinturones agarrando sus piernas y diversas cadenas para rematar la faena, Zovek era introducido en una especie de réplica de sarcófago egipcio que posteriormente se cerraba y remataba con clavos.
Sus ayudantes rociaban el reducido habitáculo con gasolina y le prendían fuego. Los segundos pasaban lentamente con la caja ahí, ardiendo, ante miles de acongojados telespectadores hasta que, las tablas de madera reventaban y nuestro hombre aparecía medio en llamas dando cabriolas y volteretas por el suelo
(suponemos que para apagar sus ropas). Cuenta la leyenda que la primera ocasión que practicó tamaña proeza ante las cámaras, en riguroso directo, el escapista mexicano sufrió diversas heridas de consideración y tuvo que ser llevado a un hospital.
No es de extrañar que a partir de ese día se convirtiera en toda una celebridad nacional.




El Hijo del increíble profesor Zovek

Zovek Chapa Carrillo
Nació el 28 de enero de 1971 en México D.F. en la colonia Roma. Fue el cuarto hijo del profesor Zovek.
A casi 40 años de la muerte trágica de su padre el destino lo marcó cuando contaba apenas con un año de edad.
Tras la muerte accidental de su padre, conocido como El increíble profesor Zovek, su hijo Zovek Chapa Carrillo continúa la estirpe del escapista mexicano.
Dice Zovek hijo: ''No puedo competir físicamente con una persona que era 20 centímetros más alto que yo y 20 kilos más musculoso. Sería necio de mi parte decir que voy a romper las hazañas de mi padre; con algunas podré, con otras no; estoy ubicado en mi realidad, no compito con él, simplemente tomo la estafeta que dejó y creo que le hubiera gustado eso".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario